Entradas con la Etiqueta ‘halitosis’

mar
14

¿Puede un piercing en la boca dañar la dentadura?

La respuesta a esta pregunta es: sí, sin lugar a dudas. El piercing puede dañar tanto los dientes como los demás tejidos bucales.

Esta práctica proviene de diferentes culturas del mundo en las que se hacia como parte de un ritual de pertenencia a la tribu. Hoy se ha extendido por todo el mundo y lo podemos encontrar en cualquier parte del cuerpo: oreja, ombligo, labio, genitales, etc.

Cerca del 80% de los jóvenes llevan un piercing, de este porcentaje el 8% lo tiene en la lengua o el labio. Pero, ¿cómo puede afectar a nuestra salud?

Dejando al margen las molestias típicas ocasionadas por llevar un objeto extraño en la boca (alteraciones en el habla, el gusto y la deglución), son muchos los posibles perjuicios:

  • Retracción de las encías. El metal roza constantemente la encía, que acaba por desgastarse y retraerse.
  • Halitosis. Alrededor del aro se van acumulando placa, sarro y bacterias que estimulan la inflamación de los tejidos de alrededor, lo que provoca la halitosis.
  • Sangrado. La lengua esta llena de vasos sanguíneos y es probable que al colocar el piercing se dañe alguno.
  • Infecciones. Las perforaciones en la boca aumenta el riesgo de sufrir una grave infección. Esto se debe a que las bacterias, poco a poco, se van acumulando en la zona de la perforación.
  • Pérdida del diente. La inflamación crónica de la zona en donde descansa el pendiente lleva a la pérdida de hueso, lo que daña el soporte del diente.
  • Diastemas. Al juguetear con el piercing la persona se expone a una separación entre los dientes, concretamente entre los incisivos superiores.
  •  Inflamación. Puede volverse crónica, ya que inconscientemente y de forma continuada se apoya el abalorio sobre una determinada zona.

 Aunque estos problemas se pueden minimizar mediante una higiene extrema tanto del piercing como de la boca, la acumulación de bacterias dentro de  la perforación permanece por lo que es importante acudir con regularidad al odontólogo para prevenir y detectar a tiempo las lesiones.

 

sep
26

Como prevenir la halitosis

¿Sabías que más del 50% de la población ha padecido o padecerá en algún momento de su vida halitosis? Pues si sufres de este problema, vamos a darte algunos consejos para prevenir la halitosis.

Su aparición es un toque de atención hacia nuestra boca. La halitosis puede venir provocada por caries, gingivitis y periodontitis debido a un aumento de la placa bacteriana. Otras causas pueden ser la toma de ciertos medicamentos, la insuficiencia en la toma de líquidos, padecer ciertas enfermedades relacionadas con el hígado, los riñones o de las vías respiratorias. Si sabemos las causas será más fácil conseguir prevenir la halitosis.

El mal aliento también viene dado por otras causas más comunes y pasajeras como puede ser la ingesta de ciertos alimentos como el ajo, la cebolla, el café, el alcohol, etc y hábitos como el consumo de tabaco.

Sea cual sea la causa una buena higiene oral es esencial para prevenir la halitosis. Hay que cepillarse los dientes al menos tres veces al día o después de cada comida, incluyendo en esa limpieza la lengua y las mucosas. Y no podemos olvidarnos de usar hilo dental para eliminar posibles restos de comida entre los dientes.

Los chequeos regulares de nuestro dentista ayudan a detectar los motivos por los que aparece la halitosis y en consecuencia obtendremos el tratamiento adecuado para solucionar el problema del mal aliento.

Otros consejos que podemos hacer para evitar la halitosis y que podemos llevar a cabo nosotros mismos son:

  • Evitar el tabaco, el alcohol o el café.
  • Reducir el consumo de alimentos de olor intenso como ajo, cebolla, …
  • Beber mucho agua para prevenir la sequedad bucal
  • Colutorios bucales que no contengan alcohol. Ten en cuenta que su efecto no es duradero y que no puede sustituir al cepillado.
  • Mascar chicle sin azúcar o que contengan Xylitol para producir saliva. . Ésta ayuda a eliminar restos de alimentos y regula la acumulación de bacterias.
  • Reducir los intervalos entre comidas o los ayunos
  • Mantener una alimentación adecuada

Y quizá, el más importante para prevenir la halitosis sea la prevención, por eso insistimos en que es importante que acudas cada seis meses a hacerte una revisión en tu dentista de confianza. Si él detecta algo a tiempo, podrá actuar con más facilidad y evitar, no sólo la halitosis, sino otros problemas relacionados con el mal aliento.