abr
10

Radiografía dental: claves para un uso adecuado.

Antes de cualquier tratamiento odontológico que se vaya a realizar el paciente es de suma importancia realizarle una radiografía dental para hacer un diagnóstico correcto y decidir cual es el proceso más adecuado a seguir.

La radiografía dental muestran lo que a simple vista no advertimos, ya sea porque queda en el interior del diente o lo oculte la encía. Se observan en detalle el esmalte, la dentina, la cavidad pulpar y demás estructuras óseas. Además, es el instrumento perfecto para que el paciente pueda ver por sí mismo el problema: caries, abscesos, dientes que aún no han erupcionado… 

Hay dos tipos de radiografía dental, las extraorales y las intraorales. Se escoge una u otra en función de las estructuras bucales que se desean visualizar.

La radiografía dental intraoral es aquella en la que la película se coloca en el interior de la boca. Su objetivo es detectar caries interproximales, evaluar el estado de las coronas y las estructuras periodontales, entre otros casos.

Entre las radiografías extraorales se encuentran las ortopantomografías; que permiten ver las arcadas superior e inferior, la mandíbula y los huesos maxilares. Son las que más se utilizan para un primer examen. Con ellas se valora la posición dental, su número y lesiones del hueso.

También dentro de este tipo encontramos la telerradiografía del cráneo, utilizada en la ortodoncia, tanto para el diagnóstico como la evaluación del tratamiento.

Los casos en los que más útiles resultas las radiografías son los siguientes:

  • Observar la posición, tamaño y número de dientes y los posibles problemas potenciales de aquellos que aún están por salir.
  • Descubrir dientes que aún no han erupcionado o que están impactados (ubicados contra otros dientes, lo que impide su salida normal).
  • Detectar las caries antes de que puedan observarse.
  • Localizar infecciones en el hueso.
  • Estudiar la oclusión del paciente
  • Analizar posibles abscesos y otras anomalías.
  • Ayudan a detectar enfermedad de encías y soporte de los dientes.

Los riesgos asociados a la radiografía dental son mínimos, esto es debido a que el nivel de exposición es muy bajo. Se utiliza, para reducir aún más la exposición, delantales de plomo con los que se cubre el cuerpo. En cuanto a las mujeres embarazadas, no se les recomienda a menos que sea absolutamente necesario.

En Clínica Corpas Dental, tu dentista de confianza en Sevilla, contamos con la más avanzada tecnología en radiografía dental.

Escrito por CorpasDental. Publicado en Noticias

Etiquetas:, , ,

Trackback de tu sitio.

Dejar un comentario

Tienes que estar registrado para dejar un comentario.