Archivo para &s

ene
29

¿Qué causa el dolor de espalda?

En los últimos años se ha venido observado que problemas en la dentadura pueden ocasionar lesiones en la columna vertebral, o lo que es lo mismo, el siempre molesto dolor de espalda. Y es que el cuerpo humano es un sistema en el que cada parte influye en las otras por lo que un dolor de espalda puede ser provocado perfectamente por una pieza dental mal situada.

Cuando hay un diente más alto que los otros, éste entra en contacto con la comida de forma prematura, cuando deberían hacerlo todos los dientes a la vez. Es entonces cuando la mandíbula, de forma natural, se desplaza para así evitar el dolor. Y con ello, provocamos que los músculos masticatorios se contraigan de forma anormal. Y dado que dichos músculos influyen en los adyacentes se desencadena una sobrecarga en la columna con el consiguiente dolor de espalda.

Además del dolor de espalda, que en el 30% de los casos está motivado por problemas dentarios, los síntomas de estos desajustes en las arcadas son mareos, zumbidos en los oídos, ruidos mandibulares al abrir y cerrar la boca, dientes gastados por la fricció o disquenisia (la mandíbula se desvía hacia un lado o hacia el otro).

¿Cuáles son los motivos que producen estos dolores de espalda y cuello?

  • Las obturaciones o coronas realizadas de mala calidad.
  • El bruxismo, es decir, apretar o rechinar los dientes sin ser conscientes de ello. Su frecuencia aumenta el sueño por lo que al despertar por la mañana los músculos del cuello, cara y cabeza están totalmente tensos.
  • La mordida cruzada.
  • Las infecciones dentales focalizadas.

Para solucionar estos problemas, los tratamientos son variados. La solución puede ir desde realizar obturaciones dentales, poner ortodoncia para corregir la malposición, prótesis (en el caso de que la falta de piezas dentales provoque la desviación dentaria) o férulas.

Así pues, si sufres de dolores de columna o cuello, te recomendamos que acudas a Clínica Corpas Dental en Sevilla, ya que nuestros especialistas podrán diagnosticarte el problema que ocasionan estos dolores de espalda cuyo origen podría darse por una malposición dentaria.

ene
24

¿Es mejor el cepillo eléctrico que el cepillo manual?

Dentro de la amplia gama de cepillos dentales que el mercado nos ofrece podemos distinguir dos opciones claramente diferenciadas: el cepillo manual y el cepillo eléctrico. Pero, ¿ cuál de los dos es el mejor?.

El objetivo principal del cepillo es eliminar la placa. Y esto se puede hacer perfectamente con cualquiera de ellos. Si con el manual seguimos una técnica de cepillado correcta y lo usamos tras las comidas el resultado será el mismo que cuando usamos uno eléctrico. Pero ¡ojo!, este último, también hay que saber usarlo para conseguir buenos resultados.

El cepillo eléctrico se recomienda a:

  • Personas con problemas de movilidad. Esto se debe a que al tener el mango más grueso se puede sujetar mejor que el manual.
  • Personas que se cepillan con mucha fuerza. Los cepillos eléctricos disponen de un sensor que avisa cuando se ejerce mucha presión sobre los dientes.
  • Personas desmotivadas. La técnica de cepillado es más sencilla que la de los cepillos manuales ya que se trata de pasar el cabezal de forma minuciosa por cada diente.
  • Personas que se sienten más cómodas usando este cepillo.

Si hemos decidido usar el cepillo eléctrico, tendremos en cuenta que disponga de:

  • Indicador de presión: se enciende si estamos cepillando demasiado fuerte.
  • Temporizador: nos indica el tiempo necesario para dedicar a cada zona.
  • Velocidad variable: para bocas sensibles se usará la más baja.
  • Movimiento de oscilación y rotación: esto es que el cabezal gire en una dirección y luego en la otra para remover aún más placa.
  • Distintos cabezales: los más pequeños los usaremos para las zonas de difícil acceso.

Si aún no tienes claro por cual cepillo decantarte aconsejamos que lo hagas por aquel que vayas a utilizar. Incluso, puedes usar los dos. Durante el día, el manual y en la noche (o cuando se esté más cansado) el cepillo eléctrico. Lo importante es cepillarte tras las comidas, usar una técnica correcta y hacerlo durante dos minutos.