Archivo para &s

jul
31

Cuida la salud de la boca en verano.

El consumo de alimentos con mucha azúcar daña la salud de la boca en verano.

Cinco alimentos que afectan a salud de la boca en verano.

El verano es el periodo donde la mayoría de la población aprovecha para descansar y divertirse. Los hábitos que se tienen durante el año desaparecen casi por completo en vacaciones, pese a que algunos como los relacionados con la higiene bucodental no deben descuidarse. Es más, en todo caso debe reforzarse debido al tipo de alimentos que se toman en verano y que son más perjudiciales para la salud de la boca. En este contexto incluimos los dulces, helados, bebidas gaseosas, cafés…

Para que lo tengas un poco más claro os vamos a explicar cuales son los cinco alimentos más perjudiciales para la salud de la boca en este periodo estival donde las preocupaciones se intentan dejar en un segundo plano:

  1. Helados: Tienen una gran cantidad de azúcar por lo que atacan directamente a la salud de la boca en general y de los dientes en particular. Además tienen la particularidad de que se puede tomar a deshora, por lo que puede pasar mucho tiempo hasta que nos volvamos a cepillar los dientes.
  2. Dulces y pasteles: En las meriendas en la playa o las sobremesas acompañados de amigos suele ser habitual la presencia de pasteles y dulces de todo tipo. Al igual que los helados, la gran cantidad de azúcar con la que cuentan son un problema para los dientes y un perfecto ‘abono’ para las caries.
  3. Bebidas gaseosas: Los refrescos atacan por una doble vía a la salud de la boca. En primer lugar suelen tener altas dosis de azúcar. Por otro lado, los componentes con los que están elaborados pueden provocar que se oscurezcan los dientes, con el consiguiente perjuicio para nuestra estética dental.
  4. Café…con hielo: Es sin duda una de las bebida más consumidas, no sólo en verano sino durante todo el año. Sin embargo, al conjugarse con hielo en la época estival su consumo se incrementa. ¿Problemas? Pues su abuso provocará, entre otras cosas y al igual que sucede con refrescos como la cola, que se oscurezcan los dientes.
  5. Zumos: Ojo con los zumos no naturales, los que están envasados y que están en las neveras de casi todo el mundo durante verano. Ese sabor dulce que tienen lo provoca los azúcares que contienen y que, lógicamente, no han llegado al envase al exprimir la fruta.

Teniendo cuidado con estos alimentos y bebidas, y manteniendo una correcta higiene, el verano pasará y la salud de la boca no se resentirá.

jul
26

Cepillo de dientes eléctrico o cepillo manual

La comodidad no es el único factor a tener en cuenta a la hora de elegir un cepillo de dientes eléctrico.

Cepillo de dientes eléctrico o cepillo de dientes manual. La cuestión anterior se plantea cada vez más ante el incremento de modelos que prometen un lavado de dientes eficaz y seguro. Sin embargo no es oro todo lo que reluce y hay que tener mucho cuidado con el tipo de cepillo de dientes eléctrico que se elige para cuidar nuestra higiene bucodental a diario.

El problema a la hora de elegir un cepillo de dientes eléctrico son las prestaciones que ofrece. No todos garantizan un cuidado tan preciso como se puede hacer con un cepillo de dientes manual, sin embargo, los avances tecnológicos están propiciando que un importante número de ellos ofrezcan un cepillado mucho más eficaz que si se pasa el cepillo manejado por nuestra mano al ritmo que nosotros marquemos.

Por ejemplo la primera cuestión que se debe valorar a la hora de elegir un cepillo eléctrico es si el movimiento es rotatorio, ya que es mucho más eficaz que el unidireccional al trabajar contra la placa bacteriana desde distintos ángulos. Además es preferible que el cepillo tenga un sistema de parada automática en caso de que se apriete mucho contra el diente o la encía y así  evitar que se produzca un desgaste del esmalte o heridas que terminen por ocasionar problemas a medio plazo.

Si el cepillo de dientes manual debe cambiarse cada tres meses aproximadamente, con el cepillo de dientes eléctrico debemos fijar más o menos el mismo periodo de tiempo para su reposición. En estos casos el cambio se hace del cabezal, por lo que hay que asegurarse que el modelo que adquiramos tenga una amplia gama de productos de recambio a un precio razonable.

Además se pueden tener en cuenta otros elementos extras como los cepillos que traen consigo una pantalla en la que te marca el tiempo del cepillado, la zona en la que estás trabajando, te aconseja cuando cambiar el área que estás limpiando y hasta te evalúan en función del tiempo que has estado lavándote los dientes.

En cualquier caso, si nos has tenido problemas hasta ahora con el cepillo manual probablemente no merezca la pena cambiarse al eléctrico. Si lo haces, ten en cuenta que requerirá los cuidados que necesita cualquier otro aparato eléctrico de la casa como debe ser la recarga de la batería, la necesidad de que haya enchufes cercas y unas mínimas condiciones higiénicas.

En cualquier caso, si necesitas aclarar cualquier duda o saber saber si te estás cepillando bien los dientes puedes consultarnos directamente en Corpas Dental.